Ciudades Descritas en Mística Natural: Sídney, Australia

 

En el Capítulo XIX – Inicio De Un Viaje Decisivo de la novela Mística Natural; Sebástian y Luna emprendieron un recorrido por diferentes localidades del mundo, comenzando por la hermosa ciudad de Sídney, Australia.

Aunque su visita a esta urbe fue corta, lograron aprovechar el día al máximo. Lo primero que hicieron fue ir a Playa Cronulla para practicar bodyboard en Isla Tiburón, un arrecife a unos metros de la costa, muy popular entre surfistas.

“Luna remó con sus brazos mar adentro, y se sorprendió al sentirse tan hábil y tan segura en compañía de Sebástian”

Luego de un día de playa, un poco antes del atardecer, Luna y Sebástian recorrieron el siguiente pequeño oasis a la orilla del mar.

Los grandes jardines citadinos siempre son una excelente opción para disfrutar ratos agradables, sobre todo cuando son como el Real Jardín Botánico de Sídney.

“Miles de diferentes tipos de plantas y flores adornaban los alrededores dándole un toque natural muy hermoso a la metrópolis”

Obviamente, al pensar en Sídney, la Casa de la Ópera nos viene a la mente. Esta espectacular edificación de grandes series de conchas exteriores, esta cubierta por millones de azulejos blancos brillantes y crema mate que, con el contraste de los tonos rojizos y naranjas del atardecer, impactan la vista de una manera especial.

Para llegar a su último destino, se encaminaron hacia el Muelle Circular que bordeaba la costa, y desde donde se puede observar el Puente del Puerto de Sídney.

“En las aceras (del Muelle Circular), los aborígenes tocaban su música sentados en el suelo con guitarras, arpas, clarinetes y los típicos instrumentos australianos representados por unos tubos de madera llamados didgeridoo”

Por último, visitaron Las Rocas, el barrio más antiguo de Sídney, donde se puede comer y pasear, el cual es caracterizado por edificios históricos restaurados y casas de viejos ladrillos con balcones de hierro, acompañadas de calles empedradas que le dan un toque fascinante y atractivo.

Al terminar su velada en Las Rocas, Luna y Sebástian se dirigieron a unos jardines para desaparecer entre las sombras de la noche…

 

 

 





Deja un comentario

Tu comentario