Parque Nacional Waraira Repano: Fuente de Inspiración

 

¡Ah! Mi querido Ávila.

Es cierto que su primer nombre, según los indígenas que lo disfrutaron cientos de años antes que nosotros, es Waraira Repano, pero yo crecí toda mi vida llamándolo Cerro Ávila.

Cada vez que lo veo siento felicidad, no sabría explicar el por qué, pero realmente me parece que le otorga a la ciudad de Caracas una visión espectacular. Me emociona verlo, tal como un niño se emociona cuando ve un juguete nuevo.

De por sí, el Ávila es prácticamente el tema principal de mi cuenta de Instagram

Estos sentimientos llevaron a inspirarme en él para crear escenas en la ciudad natal de Luna Polleo, la protagonista de Mística Natural, y para efectos de la historia, la montaña que bordea el norte de la urbe se llama El Tapiral.

De por sí, Luna adora subir las sendas de este cerro, no solo por el ejercicio físico, sino también por la paz que le da estar cerca de él.

“En ese momento decidió subir a la montaña El Tapiral, hacía más de un mes que no iba y realmente la extrañaba”

La ruta que normalmente recorre Luna Polleo, es basada en la popular de Sabas Nieves, un camino de tierra, bastante empinado y muy popular entre los deportistas caraqueños.

“La aridez del camino era producto de la erosión ocasionada por el tránsito constante de los atletas, pero el entorno que lo rodeaba no había sido afectado; su vegetación era abundante, la flora de esta montaña variaba en diferentes capas dependiendo de la altura y abundaban aves y mariposas por doquier”

Este sector lleva este nombre debido al guardaparques Sabas Nieves, quien entregó su vida, su gratitud y su amabilidad al cuidado y protección de este Parque Nacional. Su padre, hermano y sobrino, también han trabajado y trabajan como protectores de esta grandiosa montaña.

El Cerro Ávila tiene mucho que ofrecer a sus visitantes, sus quebradas y caídas de agua son divinamente refrescantes, sobre todo con el particular clima tropical que posee y la frescura que da la sombra de sus árboles.

Hay un par de cascadas que fueron usadas como inspiración para Mística Natural, una de ellas es la Cascada Norte, la más alta del parque.

“Sin darse cuenta estaba frente a sus amigos y familia, todos voltearon al verlos llegar; las chicas ya estaban en bañadores, refrescándose en las pozas. Luna se detuvo para admirar la hermosa cascada; las rocas que la rodeaban creaban otras caídas de agua en menor escala”

La segunda cascada que sirvió como musa, fue la de Quebrada Quintero, muy bonita a la vista, pero peligrosa por sus piedras resbaladizas, más de una persona ha sufrido accidentes en este lugar.

De aquí fue que me inspiré para imaginarme el accidente que sufrieron Miah y Aylin en el capítulo IX.

“Acordaron ascender por una ruta diferente a la que usaban los deportistas. Así podían visitar un arroyo que se encontraba en las cercanías y disfrutar de la pequeña caída de agua que resbalaba por una gigantesca piedra”

Son muchas las locaciones turísticas y deportivas que tiene el Parque Nacional Waraira Repano, desde su pintoresco pueblo Galipán con sus sándwiches de pernil y sus fresas con crema, sus flores frescas y ramas de eucalipto, hasta su teleférico, rutas de escalada y miradores para contemplar tanto la ciudad de Caracas como el mar de los lados de Vargas.

En fin, podría escribir páginas y páginas sobre este hermoso lugar, pero voy a conformarme con lo que les he dicho hasta ahora… el Waraira Repano, pulmón y emblema de la ciudad de Caracas, mi amado Ávila.

 

 

 





Deja un comentario

Tu comentario